Galería

Agua rosada

  Fuente del Parque Urbano – Santa Cruz de la Sierra (Bolivia)    

Galería

Fuente

  Fuente del Parque Urbano – Santa Cruz de la Sierra (Bolivia)      

Galería

Agua de manantial

           

Límpido azul

 

 

 Mariposa vuelas por el cielo…

Sintiendo el límpido azul

bates tus alas al son de la brisa

que bondadosa acaricia tus antenas

para darte aliento y sosiego…

 

Con seguridad en tu vuelo…

surcarás todos los horizontes…

sin absurdos desvelos…

 

Marina © M.C.

 

 

Brotes de creatividad

 
Los colores alimentan los sentidos
y surgen como brotes de creatividad

que acrecientan la conciencia
iluminando la vida….
a través de lo más profundo del ser
y su árbol de existencia…
(Poema breve en versos libres)
 

Marina © M.C.
 

Ilustre caridad

 

Se la llevó la pobreza

¿Así lo quiso el destino?

o sólo fue un desatino

de la abundante maleza.

Pudo con su fortaleza,

cosas de la enfermedad,

yo no sé si es verdad,

pero no tenía un peso

ni ataúd en su deceso,

a los veintiséis de edad.

 

A los veintiseis de edad

y en su bonanza seis hijos,

éstos quedan como alijos

de la ilustre caridad.

¿Será la diosa fortuna?

¿quiso mostrarnos su hambruna?

¿es un carro de la noria

que no pudo buscar gloria?

Sólo lo sabe la luna.

 

Sólo lo sabe la luna

si ellos comían de noche

sin insectos ni reproche,

a los pies de una tribuna.

Sin sábanas en la cuna

los niños tendrían frío

y quizás en algún río

lavarían sus desdichas

entre sonrisas y chichas,

con el calor del estío.

 

Marina © M.C.

 

 

 

 

 

Silenciosa imagen

 
 
 
 
Caminaba por las calles de la ciudad y mis ojos se detuvieron en un carro de fruta; miré con inquietud unas bolsas de malla y le dirigí una ansiosa  pregunta a la vendedora: ¿Qué son? Ella, expectante, ante mi inquietud, me contestó: "Son achachairus". El nombre no me recordó nada especial pero el color de su piel y su dura consistencia hicieron que todos los mares se juntaran en mi lengua. Sin intentar detener mi impulso, compré un saco lleno de anaranjados néctares.
Mis dedos separaban su cáscara y el jugoso fruto aparecía ante mis ojos de color blanco anacarado. Me cabía entero en la boca y, al contacto con mis papilas gustativas, sentí su dulce pulpa. En una silenciosa imagen, aparecía la pequeña mano de una niña, muy concentrada en la grandiosa labor de pelar bien su exquisito bocado. Lo añoré durante años y solo el azar me llevó a revivir su esencia.
 
Marina © M.C.
 

 

 

El centro

 

Referencias Testimoniales: Centro geográfico de América del Sur
 
 
Late el corazón de América del Sur
y su ritmo es lento y calmado…
Llueve un rato y sale el sol…
La gente camina sin prisas
por la plazuela más antigua de Santa Cruz,
Callejas es su nombre
y fue el primer espíritu de la ciudad,
aquél hálito de convivencia
quiso buscar su suelo
en el centro del Subcontinente Austral;
donde el frío le da la mano al calor
y los vientos acarician a las lluvias suaves;
donde el vapor de las nubes
toca el suelo para elevarse pronto hacia el cielo;
donde la libertad es expresión
y al final del carnaval sólo es música y diversión;
donde los gusanos cuelgan de los árboles
en lugar de reptar por el pavimento o el césped;
donde una rampa de estacas de madera
guarda las almas
de los que un día hablaron en el mismo idioma
comulgando con el aire.
 
(Versos libres)
 
Marina © M.C.
 
 
 

Cuentos de Carnaval

Parte I

 

Me miran las estrellas,

traza mi corazón

con la pluma en mis dedos

y un latido interior.

 

Y un latido interior

que suena calmo y claro

la mirada hacia dentro

libre de todo vaho.

 

Libre de todo vaho

fulgor en mi camino

y denuedo en mi alma

no se perciben gritos.

 

No se perciben gritos,

la noche es serena,

preludio del neo año

y me causa tristeza.

  

Y me causa tristeza,

un retorcido engaño

se resume en el cuerpo

como un hábito raro.

 

Como un  hábito raro

sones de mansedumbre,

catarata de místicos

afuera de las urbes.

 

Afuera de las urbes

vecinos al progreso

de su inherente piel

en el lógico duelo.

 

En el lógico duelo

del organismo humano

en su usual desarrollo

contradichos extraños.

 

Contradichos extraños

que empañan las ideas,

impiden el progreso

y oprimen con careta.

 

Y oprimen con careta

tapada por un velo,

doble encaje de amor,

cortina de desprecio.

 

Cortina de desprecio

tapa la claridad

de forma cotidiana

cuentos de carnaval.

 

Cuentos de carnaval

con visajes por fuera

y mohínes por dentro,

la figura de cerca.

 

La figura de cerca,

son sonrisas de niños,

simas de los ancianos,

sueños de un albedrío.

 

Sueños de un albedrío

las mentes despejadas,

en el suelo los pies

y siguiendo a las masas.

 

Y siguiendo a las masas,

 

“Sones de mansedumbre,

Catarata de místicos

Afuera de las urbes”.

 

 

Parte II

 

 

Aparece la luna,

invade su reflejo

contento en inocencia

y resbalan los velos.

 

Y resbalan los velos

rodando por la tierra

y desde la matriz

una voz verdadera.

 

Una voz verdadera

luz de generaciones,

campanas de futuro,

temática de soles.

 

Temática de soles,

sueños inteligentes,

amplitud de miradas

y músicas a voces.

 

Y músicas a voces

alegría y sentimiento

auténtico y espontáneo

allá de fariseos.

 

Allá de fariseos

sonríen los planetas…

y mecidos en la brisa

aclaran la vereda…

 

Aclaran la vereda…

“Impulso de generaciones

Campanas de futuro…”

 

(Endechas)

 

Marina © M.C.

 

 

 

Alta voz

(Esta fotografía fue tomada en Diciembre de 1972 por la tripulación del Apolo 17 . La nave espacial viajaba entre la Tierra y la Luna. Las masas de tierra que aparecen en color rojizo son Africa y Arabia Saudita, que es desierto. El color blanco son nubes y masas de hielo cubriendo la Antártica.
Cortesía de Ronald Holle, Universidad de Illinois-catálogo de nubes. http://www.windows.ucar.edu/tour/link=/earth/images/earthafr_image.sp.html&nl=11l)
 
 

Si nos hablase el planeta

con una potente voz,

no mostraría una hoz,

si, quizás…una verdad… 

en el alto y dulce cántico

de un bello coro de alondras

entonando sus tolondras,

en tiempo de Navidad:

 

" A lo largo de los años

es la misma fea  historia,

y se repite una noria

que rueda y rueda sin fin". 

Diría la suave brisa:

"¿Creamos un nuevo mundo?

¡el circulo es rotundo!

mas… prefiero  uno afín.

 

¡Harta estoy de tanta guerra!

desde el principio del tiempo

¡no escucho más que este <tempo>!

y bajo del carrusel.

Ya aturdida de rodar,

acaricio el firme suelo,

ya me cansé del desvelo

y de este vértigo infiel.

 

¡Es linda la sensación

de pasear por las calles

soñando con amplios valles

donde se puede crecer!

Reflejando el cielo azul

daré mi aliento a las hojas

y a las raíces más rojas,

sin pensar en lucifer."

 

(Octavillas italianas)

 

Marina © M.C.