Escribo y escribo

 

El suave balanceo de las hojas sobre mi cuerpo me protege de la fresca brisa de primavera. La tarde es húmeda y pronto comenzará a anochecer; escucho el trino de los gorriones, el cacareo de una cacatúa, el canto de una paloma y el grito agudo de los mirlos parloteando entre ellos, sobre cualquier cosa que afecte a su territorialidad ¿temerán acaso que me quede a vivir aquí? Pronto me levantaré y se quedarán tranquilos al saber que  mi nido no está en este lugar, y que sólo escribo y escribo en este atardecer que más parece otoñal.

 

MMC(C)

 

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s