La Conquista de Nubión (Relato corto de ciencia ficción)

 

En un planeta del Universo llamado Urbe, distante de la Tierra millones de años luz, no existían los rayos del Sol y la oscuridad era el ambiente normal del Orbe. Las pocas gentes que allí habitaban  no sabían  porqué habían nacido en ese lugar, ni cómo había llegado el primero de ellos. En general se podría decir que eran personas valerosas, pero al no haber sentido el contacto de la luz, el frío y la penumbra era lo que reinaba en sus vidas.

 

            En una de las familias que allí vivía, habían dos niños, muy curiosos y juguetones; la niña era mayor, se llamaba Junk y se comportaba de un modo disciplinado ante los mandatos de sus padres y personas que la tutelaban; el niño, de nombre Kork,  era algo más travieso y le gustaba crear sus propias peripecias, era como si se sintiese iluminado por un Sol inexistente.

Una noche se podía ver muy de cerca al planeta Nubión, daba escalofríos porque la superficie era volcánica y solamente pensar en poner un pie encima de esa superficie parecía completamente imposible; por otro lado la atmósfera era irrespirable. La madre de los niños estaba contemplando el Orbe y les dijo a ambos:

 

-Tenéis que tener  el valor suficiente para ir a Nubión y conseguir que no se convierta en una amenaza para Urbe.

 

Los dos niños sorprendidos ante la petición de la madre, que por otra parte, se mostraba temerosa ante el planeta vecino, se sintieron muy valerosos y llenaron su cabeza de fantasías sobre cómo llegar a Nubión y  sobrevivir en un planeta sin oxígeno.

 

Kork pensó que vistiéndose de astronauta podría respirar, el problema era cómo caminar por esa superficie llena de fuego por todas partes sin que se quemase su traje; por lo que pensó que si se impulsaba por un motor en su espalda podría flotar en el ambiente y así llegar al Orbe y sobrevolarlo,  para inspeccionar el terreno; averiguando de esa manera qué peligros suponía su existencia para Urbe, porque quizás lo único que pasaba era que tenía mal aspecto y que no hubiesen habitantes peligrosos en el mismo.

Junk  se puso a estudiar la composición del planeta, para averiguar por medio de la ciencia, como llegar de una manera segura.

Pasaron los años y ninguno de los dos niños se atrevía a ir a Nubión; la niña no encontraba en los libros nada que le explicase el porqué era tan peligroso para Urbe y por otra parte, tampoco encontraba nada seguro que permitiese estar en su superficie sin morir en el intento.

 El niño, ya se había probado varios trajes de astronauta y en sus entrenamientos para volar con un motor en la espalda, se llevó más de un tropezón, por lo que estaba descartando la posibilidad del motor como algo seguro; tenía que ser algo más sofisticado. Le preguntó a su hermana si ella podía encontrar en los libros algo que le permitiese sobrevolar el planeta, sin caer en los cráteres volcánicos ni quemarse con las llamas que de allí salían despedidas. La niña continuó estudiando pero  un día le  dijo a su hermano:

 

-Yo no encuentro nada que resista las temperaturas del Orbe, son más de 700 ºC lo que existe a 1 metro de la superficie, por lo que tendrías que volar a cientos de  kilómetros de altura, y eso me parece un absurdo, porque si nos ponemos a pensar, la mejor manera de ver a Nubión es desde donde estamos; no podemos volar porque si nos caemos, iríamos a parar a la atmósfera del Universo y allí nos desintegraríamos por completo.

 

El niño, meditabundo, le comentó a su vez:

– Entonces, si es imposible llegar a Nubión ¿porqué mamá nos ha pedido que vayamos y lo exploremos?

 

Su hermana le respondió:

– Yo no lo sé, pero podemos preguntárselo a ver que nos dice, ya han pasado muchos años e igual ella tiene la solución.

 

Los dos niños encantados con la idea, se fueron a su madre y le dijeron casi al unísono:

          Mamá, hace ya casi cuatro años que nos pediste ir a Nubión para que explorasemos su superficie y  comprobar que no era peligroso para Urbe; mi hermana y yo hemos estudiado todas las formas posibles que conocemos y no encontramos ninguna que suponga estar a salvo; en todas ellas las posibilidades de supervivencia son nulas ¿porque nos pediste que fueramos a un planeta tan peligroso?

 

 La madre riéndose a carcajadas, les respondió:

          Bueno, os dije a los dos que nos salvarais de Nubión para comprobar vuestro valor, ya veo que habéis sido unos niños muy valientes y que habéis estudiado todas las formas posibles de ir. Pasado todo este tiempo he podido comprobar que  no es dañino, es más, pienso que es mejor tener cerca este planeta que otro como el Sol, ya  que la luz nos quemaría los ojos.

 

Los niños se miraron el uno al otro, aún sin comprender a su madre en esa prueba de valor a la que habían sido sometidos; por un lado sentían que habían estado perdiendo el tiempo y por otra no se consideraban más valientes por haber fracasado en su empresa de ir al planeta, es más se sentían hasta cobardes por no haber podido cumplir los deseos de su madre y haberle llevado Nubión en una bandeja de cristal.

 Pasó el tiempo y en sus cabezas seguía rondando la idea de cómo emprender la hazaña imposible, porque para ellos ya se había convertido en un reto; hasta que siendo mucho más mayores comprendieron que las penumbras debieron afectar a su madre,  y que en el momento en el que les pidió que fuesen allí, lo que ella  tenía era un pánico atroz  y pensó en sus dos valerosos hijos, que entonces eran muy pequeños, para quitarse el miedo; cuando posiblemente con algo de calor, esa angustia se le hubiese pasado, y no hubiese tenido la necesidad de pedirles semejante imposible.

Los niños nunca olvidaron eso y cada vez que su madre les trasladaba su temor, lo que hacían era abrazarla y darle su calor y de esa manera consiguieron evitar que les pidiese extrañas gestas que pertenecían al mundo de lo irreal.

 

MMC (C)

 

 

 

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s